Esta normativa, que transpone al ordenamiento jurídico español la Directiva comunitaria sobre OPAs y transparencia, modifica las condiciones de obligatoriedad de presentación de este tipo de ofertas, así como del momento de su formulación. También modifica la fijación de precios, los medios de protección frente a movimientos de empresas extranjeras y la aplicación de blindajes societarios.