No. Las prestaciones derivadas de los planes de pensiones tributan siempre en el IRPF, con independencia de que el beneficiario sea el propio partícipe (jubilación e invalidez permanente) o un tercero (fallecimiento).