La transferencia de dinero de un país a otro no está sujeta al pago de impuestos en España (suponiendo que España sea el país desde el que se realiza la transferencia).

No ocurre lo mismo en el país de destino de la transferencia, donde se puede dar el caso de realizar alguna declaración y/o liquidación de impuestos.