Una vez que la entidad financiera decide ejecutar el préstamo hipotecario, el valor de tasación que se tiene en cuenta es el que figura en la escritura de hipoteca y este valor no se actualiza en caso de ejecución.