Los acreedores cuentan con la garantía de todos los bienes presentes y futuros del deudor para el cobro de sus créditos (responsabilidad patrimonial universal del deudor), por lo que sí se podría proceder contra los bienes del deudor para saldar sus deudas.