Es un instrumento de pago creado para realizar pagos por Internet o teléfono móvil, evitando la presentación de una tarjeta física.

La tarjeta virtual ofrece un mayor nivel de seguridad que las tarjetas tradicionales en las compras realizadas a través de Internet o por teléfono móvil, al ser válidas para una sola operación.

Antes de efectuar la compra, el cliente, a través de la página web de su entidad financiera o de un operador autorizado, debe solicitar una “tarjeta virtual” adecuada a la compra que quiera realizar: importe de la operación, fecha de caducidad y concepto.

Finalmente, en la pantalla del ordenador aparecerán los datos que se deben emplear en la compra.

 perdida tarjeta 2