La tarjeta prepago limita su uso al importe que previamente se ha cargado (consignado) en la misma. Así, primero se efectúa la carga de dinero (abonado previamente) en ella a fin de poder realizar las operaciones que se quiera.

Las ventajas que ofrece son:

  • Permite limitar los pagos, ya que sólo se consumen los importes consignados con anterioridad.
  • Permite comprar por Internet de forma segura, ya que solamente se arriesga, ante la comisión de posibles conductas fraudulentas, el importe de la operación cargado previamente.