Imprimir

Durante muchos años, la banda magnética ha sido soporte suficiente para tramitar las operaciones de tarjetas. Actualmente el chip EMV es la solución adoptada por los sistemas de pago para la mejora de la seguridad y duración de las tarjetas.

EMV son las siglas del consorcio Europay, Mastercard y Visa, que son las corporaciones que apuestan por el desarrollo de esta tecnología.

Las entidades financieras españolas migraron sus tarjetas de tecnología con banda magnética a tarjetas provistas de chip en 2011. Las ventajas de las que se benefician los titulares de tales tarjetas son: