Se trata de un sistema de telepeaje. Consiste en un mecanismo que se instala en los vehículos y que permite acceder a la mayoría de las autopistas del país sin tener que detenerse para efectuar el pago del peaje. El sistema inalámbrico del vía-T identifica al cliente al pasar por el peaje y le realiza el cargo directamente en su cuenta o tarjeta asociada.