El término genérico de transferencia comprende tanto las transferencias propiamente dichas como los traspasos. Por “transferencia bancaria” se suele hacer referencia a movimientos de fondos entre cuentas abiertas en entidades de crédito distintas, pertenecientes a otra persona física o jurídica diferente del ordenante, mientras que un “traspaso” suele referirse a un movimiento de fondos entre cuentas abiertas en una misma entidad. Por otro lado, el término “transferencia bancaria” suele hacer referencia a movimientos de fondos entre cuentas abiertas en entidades de crédito distintas o entre cuentas abiertas en la misma entidad pero pertenecientes a distintos titulares, mientras que un “traspaso” se refiere a un movimiento de fondos entre cuentas abiertas en una misma entidad y referidas a un mismo titular.

En los traspasos no se suele cobrar comisión alguna por la entidad de crédito y es una orden que se hace efectiva inmediatamente. Por su parte, en las transferencias suele cobrarse comisión, haciéndose efectiva la orden inmediatamente en caso de que las cuentas de origen y destino pertenezcan a la misma entidad, o al día siguiente si se trata de un trasvase de fondos entre cuentas de distintas entidades.