Los gastos asociados a una transferencia son compartidos entre ambas partes si la transferencia se realiza en euros o en moneda de algún estado miembro de la UE. En el resto de los casos, los costes se asumirán según lo acordado por las partes: el emisor, el receptor o por ambos.