El librado únicamente puede oponerse al pago de la letra a su legítimo tenedor alegando excepciones basadas en relaciones personales con él.