El tenedor de una letra de cambio tiene derecho a sacar copias de ella. Además, dicha copia podrá ser endosada y avalada de la misma forma que si se tratase de la letra de cambio original.