En tales casos, el tenedor del pagaré podrá acudir al juez para evitar que un tercero pueda cobrar su importe ilegítimamente.

Asimismo, el firmante podrá dar orden al librado de no pagar, para prevenir el eventual cobro ilegítimo por un tercero.