Es un documento mercantil aceptado como medio de pago, mediante el cual una persona (denominada “firmante librado”) se compromete a pagar, a quien sea tenedor legítimo de dicho documento (denominado “beneficiario”), una determinada cantidad de dinero en una fecha concreta.