Imprimir

El régimen jurídico del pagaré es, en muchos aspectos, coincidente con el de la letra de cambio (en cuanto al endoso, aval, vencimiento, acciones por falta de pago, etc.).

 

Por lo que concierne a su funcionamiento, el pagaré se asemeja al cheque, si bien con la diferencia de que, en el pagaré, la fecha a partir de la cual se puede proceder al cobro del mismo se determina al emitir el título, cosa que no ocurre en el caso del cheque. Además, cuando el pagaré se firma para ser pagado en una entidad de crédito, contra el saldo depositado en una cuenta corriente, nada impide revocar la orden de pago dada, a diferencia de lo que ocurre con el cheque.