• El “librado”: entidad financiera que provee al librador del cheque y en la cual éste tiene abierta una cuenta con la que hacer frente al pago de las obligaciones que contraiga en virtud de dicho documento mercantil.
  • El “librador”: persona, física o jurídica, que se compromete a cumplir con la obligación de pago contenida en el cheque. Es, por tanto, el deudor.
  • El “beneficiario” (también llamado “tomador” o “tenedor” del cheque): quien tiene en su poder el cheque y, por tanto, la persona a la que corresponde percibir su importe.