El pago de un cheque puede garantizarse mediante aval, ya sea por la totalidad o parte de su importe. Dicho aval puede ser prestado por cualquier persona o por quien haya firmado el cheque, salvo por el librado.

 

La forma de avalar un cheque sería la siguiente:

  • Hacer constar el aval en el cheque mediante la palabra “por aval” o equivalente.
  • Indicar quién es el avalado (a falta de indicación, se entenderá que es el librador).