No, la normativa es tajante en este particular. Los consumidores no pueden renunciar a los derechos consagrados para su protección, y toda renuncia en este sentido será nula.