Es el medio aceptado por todos los ciudadanos, empresas y Administraciones Públicas para realizar los pagos, y se utiliza como unidad de cuenta o de medida para valorar las transacciones económicas. Adicionalmente, el dinero sirve en sí mismo para acumular riqueza.

Existen diferentes significados del dinero en la práctica, que van desde el dinero en efectivo en manos del público (M0) a otros que amplían el abanico de los instrumentos financieros computados, incluyendo:

  • M1 = efectivo en circulación + depósitos a la vista.
  • M2 = M1 + depósitos a plazo hasta 2 años + depósitos con disponibilidad bajo preaviso de hasta tres meses.
  • M3 = M2 + instrumentos negociables (cesiones temporales, participaciones en fondos del mercado monetario y valores distintos de acciones hasta 2 años emitidos por instituciones financieras monetarias).