Es un concepto que refleja el comportamiento de las principales variables económicas y  financieras, elaborado a partir de datos estadísticos. Permite hacer comparaciones entre distintos periodos y distintos territorios o agentes económicos, ya que su cálculo suele estar estandarizado.

Un indicador económico se centra en un aspecto concreto de la economía o los agentes económicos que la integran, y permite analizar la situación y la evolución de la actividad económica. Una de las aplicaciones de los indicadores económicos más destacada es el estudio de los ciclos económicos.