Imprimir

La Ley de Instituciones de Inversión Colectiva permite que a los fondos de inversión se le carguen distintos tipos de comisiones:

Ejemplo: una persona adquiere, el 1 de enero del año N, 100 participaciones de un fondo de inversión a un valor liquidativo de 10 euros y con una comisión de suscripción del 2%. Al cabo del año vende dichas participaciones a un valor liquidativo de 13 euros, debiendo satisfacer una comisión de reembolso del 3%.¿Cuál es la rentabilidad obtenida por esta persona?

Para obtener la rentabilidad neta de esta operación, hay que tener en cuenta a qué precio suscribió y a qué precio reembolsó:

 Suscripción

Dato

Valor

Participaciones

100

Valor liquidativo

10 euros

Comisión de suscripción

2%

Total bruto

1.020 euros

 

     Reembolso

Dato

Valor

Participaciones

100

Valor liquidativo

13 euros

Comisión de reembolso

3%

Total neto

1.261 euros

 

Como se puede observar, la comisión de suscripción aumenta el precio de compra y la de reembolso minora el precio de venta. 

La rentabilidad obtenida por esta persona es la siguiente:

Rentabilidad (%) = [(Precio de venta – Precio de compra)/Precio de compra] x 100

Rentabilidad (%) = [(1.261 – 1.020)/1.020] x 100 = 23,62%

𝑇𝑜𝑡𝑎𝑙 𝐸𝑥𝑝𝑒𝑛𝑠𝑒 𝑅𝑎𝑡𝑖𝑜 = 𝐶𝑜𝑠𝑡𝑒𝑠 𝑡𝑜𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑓𝑜𝑛𝑑𝑜/𝐴𝑐𝑡𝑖𝑣𝑜𝑠 𝑡𝑜𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑓𝑜𝑛𝑑𝑜

Esta ratio es muy importante a la hora de invertir en un fondo de inversión, ya que cuanto mayor sea mayor impacto tendrá sobre el rendimiento final que el inversor obtendrá.

Tanto la comisión de gestión como la de depositaría, al cobrarse directamente al fondo, ya van descontadas del valor liquidativo. No ocurre así en el caso de la comisión de suscripción y reembolso, que se cobran al partícipe y no al fondo, de ahí que no se incluyan en el valor liquidativo del mismo.