Los fondos de inversión pueden ser comercializados bien por la propia gestora o bien por una entidad financiera debidamente autorizada, que se conoce con el nombre de entidad comercializadora o distribuidora.