Imprimir

La diferencia principal radica en el procedimiento, que resulta más complejo en caso de que las entidades gestoras sean distintas.

El partícipe tiene que dirigirse a la entidad y solicitar el traspaso entre los dos fondos de inversión, debidamente identificados, con indicación del importe o número de participaciones que desea traspasar. En un plazo máximo de tres días hábiles debería estar materializada la inversión en el fondo de destino.

    1. El partícipe debe dirigirse a la entidad de destino para solicitar el traspaso, identificando el fondo de origen y el importe o el número de participaciones que desea traspasar. Para evitar que se produzcan errores, es recomendable entregar a la entidad de destino un extracto de la posición del fondo de origen, ya que en el mismo figura toda la información necesaria para identificar el fondo del que se va a desinvertir.
    2. La entidad de destino tiene un día hábil para enviar la solicitud de traspaso a la entidad de origen.
    3. La entidad de origen dispone, como máximo, de dos días hábiles para realizar las comprobaciones que necesite.
    4. Una vez que la entidad de origen ha comprobado que la solicitud de traspaso es correcta, deberá proceder al reembolso del fondo de origen. Éste se realizará en un máximo de tres días hábiles.
    5. A continuación la entidad de origen realiza una transferencia bancaria para enviar a la de destino el importe reembolsado, junto con la información fiscal del partícipe. En la práctica este trámite suele llevar dos días hábiles.
    6. Cuando el capital llega a la entidad de destino, se realiza automáticamente la suscripción de las participaciones en el nuevo fondo.