El seguro es aquel instrumento financiero por el que una compañía aseguradora, a cambio de una prima única o periódica, se obliga a satisfacer al suscriptor de la póliza (tomador del seguro), o a la persona que él designe, un capital o una renta cuando se produzca un determinado evento (supervivencia, invalidez, muerte, etc.).  

En este sentido, tanto la prima o aportación del asegurado como la prestación a satisfacer por la aseguradora pueden tomar diversas modalidades de capital único o de renta.