Las acciones representan partes alícuotas del capital social de una sociedad y otorgan a sus titulares o dueños la cualidad de socio de la misma, con los derechos y obligaciones que ello supone. 

La rentabilidad de la inversión en acciones se obtiene a través de dos vías distintas: 

  • Rendimientos por el mero hecho de ser titular de las acciones (reparto de beneficios o dividendos, derechos de suscripción preferente, primas de asistencia a juntas y otros). 
  • Rendimientos procedentes de la venta o transmisión delos derechos de suscripción preferente o de las acciones (ganancias o pérdidas patrimoniales).