Imprimir

Para responder a esta pregunta, podemos utilizar un ejemplo sencillo: 

A partir de lo anterior podemos establecer lo siguiente:

Estos intereses netos vienen expresados en términos nominales, es decir, no se ha descontado la pérdida de poder adquisitivo que ha sufrido el capital invertido en el depósito:

En resumen, el rendimiento neto real de un depósito será igual a: