La fiscalidad juega un papel crucial en la elección entre los distintos productos de ahorro, por lo que su consideración no puede estar ausente en la presente guía. Aunque la realidad da lugar a una enorme casuística, lo que se busca es exponer los aspectos principales de la tri­butación de los instrumentos de ahorro de personas físicas residentes en España. 

Los intereses y las ganancias generados por los diferentes productos financieros de personas físicas pueden tributar en la base imponible del ahorro, o en la base imponible general del IRPF: 

- Los rendimientos derivados de depósitos, segu­ros de ahorro y activos de renta fija, así como los di­videndos de acciones, se califican como rendimien­tos del capital mobiliario, y tributan en la base imponible del ahorro del IRPF. 

- Las ganancias obtenidas por la venta de las par­ticipaciones de fondos de inversión o por la venta de acciones se consideran ganancias patrimoniales y tributan en la base imponible del ahorro del IRPF.

La entidad pagadora de rendimientos del capital mobiliario está obligada a practicar una retención previa del 19% (con alguna excepción, como es el caso de las letras del Tesoro, o las rentas derivadas de la transmisión de renta fija cotizada). También se practica una retención sobre las ganancias patri­moniales derivadas de participaciones en fondos de inversión (con la excepción de los denominados. “Exchange Traded Funds” –ETF– o fondos de inversión cotizados).

Las anteriores rentas, incluidas en la base imponi­ble del ahorro, son gravadas por una tarifa con tres tramos en el ejercicio 2018, los primeros 6.000 €, a un tipo del 19%, los rendimientos comprendidos entre 6.000,01 € y 50.000 €, a un tipo del 21%, y el resto de la base, al 23%. 

No obstante, los planes de pensiones tienen una fiscalidad diferente de la anterior: 

- Aportaciones: las cantidades aportadas, dentro de unos límites, reducen la base imponible general del IRPF del partícipe. 

- Prestaciones: tienen la consideración de rendi­mientos del trabajo, por lo que se incluyen dentro de la base imponible general del IRPF del beneficia­rio, tributando al tipo impositivo marginal que le corresponda según su capacidad económica.

 

Captura de pantalla 2018 12 14 a las 10.38.31

Captura de pantalla 2018 12 14 a las 10.41.52


 1 Con la excepción de las ganancias patrimoniales derivadas de la inversión en instrumentos de renta variable, y de ETF  ya que no están sometidas a retención, y otros supuestos en RCM.