Se trata de un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas, que podrán regular, en ciertos supuestos, el tipo de gravamen y las deducciones y bonificaciones de la cuota. De hecho, casi todas las Comunidades han ejercitado su derecho, en virtud de lo cual han establecido tipos distintos a los fijados por la normativa estatal.