Los obligados tributarios por este impuesto son los sujetos con personalidad jurídica (sociedades anónimas, limitadas, etc.), además de otros que no tienen dicha personalidad como, por ejemplo, los fondos de inversión, uniones temporales de empresas, fondos de capital-riesgo, etc.

Serán sujetos pasivos las entidades con residencia fiscal en España. A efectos fiscales, una entidad será residente si cumple cualquiera de los requisitos siguientes:

  • Que se haya constituido conforme a las leyes españolas.
  • Que tenga su domicilio social en España.
  • Que tenga su sede de dirección efectiva en España.