En cierto sentido, podríamos sostener que el IRPF es un impuesto que podríamos denominar "cuasi dual", ya que clasifica los tipos de renta en dos grupos, según su naturaleza: Renta General y Renta del Ahorro. 

Las rentas que se deben integrar en la Base General se someterán a una tarifa progresiva (el tipo de gravamen aumenta a medida que aumenta la renta). El tipo impositivo resultará de la aplicación de dos escalas de gravamen: la escala de gravamen Estatal y la escala de gravamen Autonómica.

La escala de gravamen Estatal a partir del ejercicio 2018 es la siguiente:

Captura de pantalla 2018 12 14 a las 13.42.06

Cada Comunidad Autónoma fija adicionalmente su propia escala de gravamen. En el caso de la Comunidad Autónoma de Andalucía, la escala de gravamen fijada para 2018 es la siguiente:

Captura de pantalla 2018 12 14 a las 13.42.18

La renta del Ahorro tributará según la siguiente escala de tipos (también progresiva, aunque en menor grado):

Captura de pantalla 2018 12 14 a las 13.42.34

  • Ha de tenerse en cuenta que estas escalas de gravamen suelen modificarse con cierta frecuencia.