Cualquier persona física mayor de edad con capacidad para contratar, los menores de edad emancipados, así como los menores de edad a través de sus representantes legales. Igualmente las personas jurídicas podrán ser titulares de un depósito a plazo.