La titularidad múltiple es posible. En tales casos, se presume que el saldo existente en el depósito pertenece a los titulares por partes iguales. No obstante, las relaciones internas entre los titulares serán las que definitivamente determinen el importe concreto que pertenece a cada titular en dicho depósito.

Imagen1