Es uno de los instrumentos de financiación más flexibles, ya que permite:

  • Ajustar la financiación a las necesidades reales que tiene la empresa en cada momento.
  • Disponer inmediatamente de los fondos, sin tener que hacer trámites.
  • Además de como forma de financiación, se emplea para gestionar la posición bancaria de la empresa.