Imprimir

A través del descuento comercial un empresario que tiene un derecho de cobro frente a un cliente, instrumentado a través de una letra de cambio, pagaré u otro documento típico del tráfico mercantil, en lugar de esperar al vencimiento, acude a una entidad financiera para que le anticipe el importe correspondiente.

En la práctica, es como si el empresario disfrutara de un crédito desde el momento en que obtiene el dinero hasta el momento del vencimiento de la letra de cambio o documento similar. La entidad bancaria calcula el interés correspondiente y lo descuenta del importe que entrega al empresario, quien paga, por tanto, los intereses al realizarse la operación de descuento.

La entidad financiera se encarga de realizar la gestión de cobro y, cuando percibe el nominal de la letra, recupera el capital prestado y cobra los intereses.

El descuento comercial lleva asociado una serie de costes: