Hay diferentes métodos de amortización, si bien el más utilizado en España es el denominado método de amortización francés:

  • Su principal característica es que lo que tenemos que pagar por la suma de capital amortizado e intereses en cada recibo no varía. Es decir, siempre pagamos la misma cuantía (siempre que el tipo de interés permanezca constante).
  • Esto hace que, del dinero que pagamos, con el paso del tiempo, el importe destinado al pago de intereses vaya disminuyendo y aumentando la parte que se destina a devolver el capital.

Por ejemplo, si solicitamos un préstamo de 10.000 euros a devolver en 4 años, a un tipo de interés del 6% anual fijo, la cuota periódica constante a pagar en cada uno de los cuatro años es: 2.885,91. Ahora bien, en el primer año los intereses que genera el préstamo son: 10.000 x 0,06 = 600, luego la cantidad que se destina en ese primer año a disminuir la deuda es: 2.885,91 – 600 = 2.285,91, que es lo que denominamos cuota de amortización del primer año. Al principio del segundo año, la deuda pendiente que generaría intereses sería: 10.000 - 2.285,91 = 7.714,09. Y, por tanto, la cuota de interés del segundo año es: 7.714,09 x 0,06 = 462,85. La cantidad que se destina a disminuir la deuda en el segundo periodo es: 2.885,91 - 462,85 = 2.423,07, y así sucesivamente durante los cuatro años de duración del préstamo.Esta recurrencia se recoge en el cuadro de amortización (la evolución de los pagos que realizamos) de nuestro préstamo, que sería el siguiente (cifras en euros):

AñoCapitalInteresesCuota (cap.+ int.)Deuda Pendiente
1 2.285,91  600,00  2.885,91  7.714,09 
2 2.423,07  462,85  2.885,91  5.291,02 
3 2.568,45  317,46  2.885,91  2.722,56 
4 2.722,56  163.35  2.885,91  0,00 

En operaciones a largo plazo, se suele dar la circunstancia de que, del importe total del recibo que pagamos, la parte destinada al pago de intereses sea mayor que la que se dedica a amortizar capital, siendo esta circunstancia más apreciable en los primeros años del préstamo.

Por ejemplo, si consideramos un préstamo de 100.000 euros a pagar en 15 años, a un tipo de interés anual fijo del 5,25%, la evolución de la composición de las cuotas sería:

AñoCapitalInteresesCuota (cap.+ int.)Deuda Pendiente
1 4.547,71 5.250,00 9.797,71 95.452,29
2 4.786,47 5.011,24 9.797,71 90.665,82
3 5.037,76 4.759,96 9.797,71 85.628,06
4 5.302,24 4.495,47 9.797,71 80.325,81
5 5.580,61 4.217,11 9.797,71 74.745,20
6 5.873,59 3.924,12 9.797,71 68.871,61
7 6.181,96 3.615,76 9.797,71 62.689,66
8 6.506,51 3.291,21 9.797,71 56.183,15
9 6.848,10 2.949,62 9.797,71 49.335,05
10 7.207,62 2.590,09 9.797,71 42.127,42
11 7.586,03 2.211,69 9.797,71 34.541,40
12 7.984,29 1.813,42 9.797,71 26.557,11
13 8.403,47 1.394,25 9.797,71 18.153,64
14 8.844,65 953,07 9.797,71 9.308,99
15 9.308,99 488,72 9.797,71 0,00


pt-002ok.png

Como puede observarse en el gráfico, si bien la cuota es constante a lo largo del período de vigencia del préstamo, en un primer momento se pagan más intereses porque el capital pendiente de pago es muy elevado. No obstante, conforme el capital disminuye, los intereses que se pagan por el mismo también lo hacen, de forma que la parte de amortización de capital incluida en la cuota va aumentando.