Así, cuando alguien nos cede tales recursos, que hemos de devolver en un momento posterior, nos está concediendo un crédito y, por nuestra parte, estamos contrayendo un endeudamiento. El endeudamiento y el crédito son, pues, las dos caras de una misma realidad.