En un momento dado, en la economía hay agentes cuyas necesidades de gasto son superiores a sus ingresos corrientes, y otros que están en una situación contraria, por lo que tienen recursos excedentes que pueden ceder a los primeros. Dados los grandes problemas que existirían para que unas y otras personas se pusiesen de acuerdo entre sí, el sistema financiero cumple esa importante función y se encarga de actuar como intermediario.