Es un contrato en virtud del cual la entidad financiera (denominada “prestamista”) entrega al cliente (denominado “prestatario”) una cantidad determinada de dinero a cambio de su devolución en un determinado plazo y según unas condiciones pactadas, conllevando el pago de los correspondientes intereses.

Las principales características de un préstamo son las siguientes:

 

  • Es un contrato real (se perfecciona con la entrega del dinero por parte de la entidad de crédito).
  • Es oneroso (la entidad financiera exige al deudor una contraprestación por haberle entregado el dinero: los intereses).
  • Se suele exigir su formalización ante fedatario público a los efectos de servir como título ejecutivo (título que permite abrir la vía ejecutiva y, por tanto, proceder a un embargo inmediato y a la posible ejecución de los bienes del deudor sin necesidad de iniciar un proceso judicial que determine la existencia y cuantía de la deuda).

EL CLICLO DE UN PRESTAMO

PT-001.png