La Tasa de Rentabilidad o de Retorno (TRE) de un activo se define como el cociente entre los intereses recibidos y el capital invertido. La tasa se expresa normalmente en porcentaje y, como es lógico, es fundamental especificar el plazo de tiempo al que va referida. Así, por ejemplo, si hemos invertido 1.500 € en un activo financiero que nos reporta unos intereses dentro de un año de 300 €, la rentabilidad anual sería:

formula2.gif

Éste es el concepto más simple de rentabilidad. Para calcular la rentabilidad de situaciones más complejas, cuando se ven implicados no uno, sino varios capitales financieros, es necesario utilizar otros conceptos.