El razonamiento es fácil cuando existe inflación, es decir, hay un incremento continuado de los precios en el tiempo. Pero, ¿qué ocurriría en una hipotética situación de estabilidad completa de los precios, es decir, en el supuesto de que los precios no se alteraran?

Incluso en esa utópica situación, en la que, con 100 euros, podríamos comprar los mismos bienes hoy o dentro de un año, sin embargo, no sería indiferente para nosotros recibir hoy 100 euros o dentro de un año. Sería preferible recibir hoy los 100 euros, ya que podríamos rentabilizar los 100 euros y dentro de un año recuperar dicha suma más el rendimiento que hubiésemos podido obtener.