Existen muchas leyes financieras, aunque realmente se pueden clasificar en dos grupos:

  • Leyes de Capitalización: Son las leyes que nos permiten desplazar un capital “hacia delante” en el tiempo, es decir, cambiar su vencimiento a una fecha posterior. Ejemplo: “contratar una imposición a  plazo fijo”, es decir, llevamos el dinero a una entidad financiera y lo recuperamos unos días, meses o años más tarde, con unos intereses.
  • Leyes de Descuento: Son las leyes que nos permiten desplazar un capital “hacia atrás” en el tiempo, es decir cambiar su vencimiento a una fecha anterior. Ejemplo: “cobrar una letra por anticipado”, es decir, tenemos una letra en la que se refleja que nos van a pagar un dinero en una fecha determinada. Si queremos cobrar antes de dicho vencimiento, llevamos la letra a la entidad financiera que nos adelanta el dinero, con un descuento en función del tiempo que se adelanta el pago.