La formalización del aval se realiza mediante el otorgamiento del consiguiente documento escrito firmado por las partes.

Si bien no es requisito necesario para su validez, el contrato de aval podrá ser intervenido por notario público a los efectos de dotarlo de mayores garantías en la medida en que se convertirá en título ejecutivo.