A una persona le surge la necesidad de presentar un aval generalmente porque un tercero (proveedor, arrendador, Administración Pública, etc.) se lo requiera para cerrar un acuerdo o realizar una actuación.