El plan de negocio es un documento desarrollado por los emprendedores en el que se analizan los diferentes factores y objetivos de todas las áreas que van a intervenir en la puesta en marcha de una empresa o en el desarrollo de la misma. Para el emprendedor debe ser una herramienta de diseño donde dé forma a su empresa antes de llevar a cabo su aventura real.

A continuación, se identifican las líneas generales en las que se desarrollará el plan de negocio: presentación de la empresa y resumen del proyecto, presentación de los promotores, análisis de la idea del negocio, plan de marketing, plan de producción y calidad, plan operativo, plan de organización, gestión y recursos humanos, área jurídico-fiscal, estudio económico-financiero, recursos necesarios, plan de financiación y viabilidad económica. 

Los objetivos principales del plan de negocio son los siguientes:

  • Permitir al promotor de una oportunidad de negocio conseguir la información necesaria para plantear el mejor modelo de negocio posible.
  • Definir las estrategias necesarias para conseguir sus objetivos.
  • Permitir evaluar la marcha de la empresa y sus desviaciones sobre el escenario previsto.
  • Fundamentar la viabilidad del presupuesto empresarial (técnica, comercial, económica y financiera).

También se deben conocer las utilidades de dicho Plan: permite detectar errores no apreciados en la idea inicial, ayuda en la organización y planificación, muestra la viabilidad del negocio, sirve como tarjeta de presentación ante entidades financieras, posibles socios o instituciones que prestan ayudas y subvenciones, estima las perspectivas de crecimiento en un plazo determinado, de forma que se pueda hacer un seguimiento de las desviaciones detectadas y sirve para convencer al futuro inversor, si responde a un planteamiento coherente y viable.

Dentro del plan de negocio, tenemos que definir el plan operativo que se llevará a cabo. Dentro de este hay que poner especial énfasis en los siguientes aspectos:

  • La dimensión óptima: aquella que, en función de sus costes y costes de la competencia, le permita obtener los máximos beneficios en el sector.
  • La producción: selección de los medios técnicos necesarios para que la empresa pueda iniciar su actividad, para lo cual hay que fijar las necesidades en cuanto a locales, mobiliario e instalaciones.
  • La localización: decisión supeditada al modelo de negocio. Los factores que la condicionan, entre otros, son las fuentes de abastecimiento de materia prima y suministros, los terrenos (infraestructuras) y el mercado (cercanía de clientes, competencia y proveedores, etc.).
  • Los recursos humanos: el equipo humano que forma la empresa es uno de sus principales activos, para lo que es esencial contar con personal capacitado y adaptado a los distintos puestos de la empresa.

Otro punto a considerar es el plan de marketing, cuyo objetivo es fijar estrategias comerciales que permitan lograr el objetivo de facturación que comprende el análisis económico-financiero. El Plan de Marketing consta de los siguientes elementos:

  • Fijación de objetivos: la cuota de mercado y la cifra de ventas.
  • El posicionamiento en el mercado: la elección de este factor condicionaría el “Programa de Marketing Mix”. Dicho programa es el conjunto de aspectos que la empresa puede emplear para presionar en su mercado e influir en la decisión de los clientes potenciales. Está compuesto por las siguientes variables:
    •  La política del Producto. Los atributos que presenta un producto son: calidad, marca y envase y etiquetado. Por otro lado, el ciclo de vida de un producto presenta las fases de: introducción, crecimiento, madurez y declive.
    • La política del Precio. En la fijación del precio del producto o servicio influirían tres magnitudes claves: coste, competencia, demanda.   
    • La política de Distribución. Los canales de distribución podrían ser: directo (el fabricante distribuye directamente el producto al cliente final), o  indirecto (el fabricante distribuye a través de intermediarios el producto al cliente final).
    • La política de Comunicación. Debe orientarse a la consecución del posicionamiento deseado en el mercado-meta en el que se va a actuar. Los instrumentos de comunicación son: publicidad, fuerza de ventas, promoción de ventas, patrocinio y relaciones públicas.
  • Formulación del Plan de Marketing: los aspectos básicos en la elaboración del Plan de Marketing son: el análisis interno y externo de la empresa (matriz DAFO), la definición y el establecimiento de objetivos, el planteamiento de estrategias empresariales, el diseño e implantación de planes de acción a corto plazo y el control del Plan de Marketing.