El crowdfunding es un sistema de financiación alternativa a los sistemas tradicionales (entendiendo como 'tradicional' la bancaria), que se hace a través de pequeñas aportaciones de particulares y empresas. Existen varios modelos de crowdfunding, que son los siguientes:

  •  Donación: el usuario dona sin esperar una contrapartida (proyectos solidarios).
  •  Recompensa: el usuario aporta dinero a cambio de una compensación no dineraria (principalmente, para el desarrollo de nuevos productos, por ejemplo asesoramiento).
  • Inversión: el usuario invierte dinero y a cambio recibe una participación del futuro proyecto (o el compromiso sobre beneficios o rendimientos futuros).
  • Préstamo (crowdlending): el usuario presta dinero con el objetivo de recuperar el dinero y un interés (previamente acordado). Se regula en la Ley 5/2015 de Fomento de la financiación empresarial. Las principales diferencias entre crowdfunding y crowdlending son las siguientes: 
  Crowdfunding Crowdlending
Riesgo Muy alto: No existe la obligación de devolver el dinero invertido y solo en caso de éxito. Normalmente se puede esperar un horizonte temporal de 5 años. Moderado: El dinero invertido será reembolsado según un calendario de pagos acordado previamente, entre 1 y 5 años, dependiendo del préstamo.
Retorno Puede llegar a ser muy alto para el caso del modelo de crowdfunding de inversión   El interés se fija por adelantado y se paga según un calendario pactado de antemano.
Garantías Sin garantías. Depende según el préstamo, puede haber solo garantías personales o pignoraciones sobre los activos financiados.
Seguimiento  : Depende por completo del equipo de gestión y su buena voluntad de mantener informados a los inversores.   Debido a los pagos periódicos de intereses y capital, hay un flujo constante de información entre la empresa y los inversores.