En un momento dado los propietarios de la empresa pueden estimar oportuno transmitir su propiedad, con todos sus activos y pasivos. Los propietarios recuperarán los fondos aportados, en función de la valoración acordada, dependiendo de las condiciones y circunstancias de la transmisión, y obteniendo un importe superior, igual o inferior al valor de las aportaciones nominales efectuadas.

Existen diversas vías para transmitir la empresa total o parcialmente:

  • Cesión global de todos los activos (bienes y derechos) y pasivos (deudas).
  • Cesión parcial sobre una rama de actividad de la empresa.
  • Venta de las acciones o participaciones sociales representativas del capital social.  

La transmisión de la empresa es una operación compleja que requerirá un estudio detallado desde distintos puntos de vista (mercantil, fiscal, contable, financiero, etc.) y contar con asesoramiento profesional especializado.