Una vez definido el papel y las funciones que desempeña el sistema financiero, el siguiente paso lógico es conocer la estructura del sistema financiero español, así como el objeto de las entidades que lo integran.

En una primera aproximación, el sistema financiero español está integrado por los siguientes tipos de entidades:

  • Banco de España.
  • Entidades de crédito.
  • Establecimientos financieros de crédito.
  • Entidades de dinero electrónico.
  • Entidades de pago.
  • Fondos del mercado monetario.
  • Otros intermediarios financieros.
  • Auxiliares financieros.
  • Empresas de seguros y fondos de pensiones.

 

EFC: Establecimientos Financieros de Crédito.
ICO: Instituto de Crédito Oficial.
EDE: Entidades de Dinero Electrónico.
EP: Entidades de Pago.
IIC: Instituciones de Inversión Colectiva. 
IICI: Instituciones de Inversión Colectiva Inmobiliarias. 
SCR: Sociedades de Capital Riesgo.
FCR: Fondos de Capital Riesgo. 

SGR: Sociedades de Garantía Recíproca.

El Banco de España se encarga de:

a) Como integrante del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC):

  • Ejecutar la política monetaria de la zona euro, de acuerdo con las directrices marcadas por el Banco Central Europeo (BCE).
  • Realizar operaciones de cambio de divisas, y poseer y gestionar las reservas oficiales del Estado español.
  • Promover el buen funcionamiento del sistema de pagos de la zona euro.
  • Emitir billetes y monedas de curso legal, poniendo en circulación el efectivo.

b) Como banco central nacional:

  • Promover el buen funcionamiento y la estabilidad del sistema financiero.
  • Supervisar la solvencia y el cumplimiento de la normativa de las entidades de crédito, otras entidades y mercados financieros.
  • Poner en circulación el efectivo.
  • Elaborar y publicar las estadísticas relacionadas con sus funciones, y asistir al BCE en la recopilación de información estadística necesaria.
  • Prestar los servicios de tesorería y actuar como agente financiero de la deuda pública.
  • Asesorar al Gobierno, así como realizar los informes y estudios que resulten procedentes.

Por otro lado, el Banco Central Europeo es el banco central de la moneda única europea, el euro. La función principal del BCE consiste en mantener la estabilidad de precios en la zona euro y, de este modo, preservar el poder adquisitivo de la moneda única.

Asimismo, corresponde al BCE fijar las grandes líneas y ejecutar la política monetaria de la Unión Europea.

En noviembre de 2014, el Banco Central Europeo asumió la supervisión de los bancos más importantes de la Eurozona así como de los bancos de países que no hayan asumido el euro pero que decidan adherirse voluntariamente a esta supervisión centralizada. En general, se supervisan por el Banco Central Europeo las entidades bancarias cuyos activos totales superen los 30.000 millones de euros.

Las entidades de crédito, por su parte, tiene como función principal captar fondos del público a través de diversas formas, con la obligación de su restitución, a fin de destinarlos a la concesión de créditos. Están integradas por las siguientes instituciones:

  • Entidades de depósito (bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito).
  • Instituto de Crédito Oficial.

Las entidades de depósito tienen como actividad típica y habitual recibir fondos del público, asumiendo el compromiso de su devolución, que destinan a la concesión de préstamos y operaciones similares.

Este tipo de entidades tiene reservada por ley la exclusividad de la actividad de captación de fondos directamente del público mediante depósitos. Se encuentran autorizadas para la realización de todo tipo de operaciones financieras, con la salvedad de las relativas a los productos de seguro, para las que sólo se les permite su comercialización como operadores de banca-seguros.
Son entidades de depósito los bancos, las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito. El régimen operativo no presenta diferencias apreciables entre estos grupos de entidades. Los principales rasgos distintivos son los que se muestran a continuación:
 

ENTIDADES DE DEPÓSITO: DIFERENCIAS FUNDAMENTALES

ASPECTO

BANCOS

CAJAS DE AHORROS

COOPERATIVAS DE CRÉDITO

Naturaleza jurídica

Sociedad Mercantil

Entidad privada de carácter social

Sociedad Cooperativa

Distribución externa del beneficio

Dividendos

Obra Social

•Fondos de educación y promoción

• Retornos cooperativos

Impuesto sobre Sociedades

30%

30%

25% rdos. Cooperativos (30% resto)

Competencia reguladora

Estado

Estado/CC.AA.

Estado/CC.AA.

Órganos Rectores

•Junta General

• Asamblea General

• Asamblea General

• Consejo de Administración

•Consejo de Administración

• Consejo Rector

• Comisión de Control

Grupos de representación básicos

Accionistas

• Impositores

Socios

•Corporaciones Municipales

•Comunidades Autónomas

•Entidades Fundadoras

• Empleados

• Otros Colectivos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En caso de que alguna de estas entidades sea declarada en concurso de acreedores, los depositantes podrán recuperar hasta 100.000 euros, por entidad y titular, del Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito.

Por otro lado, la gran mayoría de las Cajas de Ahorros ha optado por el ejercicio indirecto de su actividad financiera, de forma individual o concertada con otras Cajas, a través de entidades bancarias participadas, conforme al Real Decreto-ley 11/2010.

La pérdida de control de la entidad bancaria instrumental implicará la transformación de la Caja de Ahorros en fundación de carácter especial, la cual centrará su actividad en la atención y desarrollo de la Obra Social mediante la gestión de su cartera de valores, destinará a su finalidad benéfico-social el producto de los fondos, participaciones e inversiones que integren su patrimonio, y, auxiliarmente, podrá llevar a cabo la actividad de fomento de la educación financiera.

Merced a la Ley 26/2013, de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, aun cuando se contempla el modelo tradicional de Caja, con una serie de limitaciones, prácticamente la totalidad de estas entidades se ha transformado en fundaciones ordinarias o bancarias, en función del porcentaje de participación en la entidad bancaria que sirve para el ejercicio de la actividad financiera.

Otro tipo de entidades supervisadas por el Banco de España son los Establecimientos Financieros de Crédito y las Entidades de Dinero Electrónico. Las primeras realizan las siguientes categorías de operaciones:

  • Concesión de crédito al consumo, crédito hipotecario y financiación de operaciones comerciales.
  • Factoring.
  • Leasing.
  • Confirming.
  • Emisión y gestión de tarjetas de crédito.
  • Concesión de avales, garantías y suscripción de compromisos similares.

La imposibilidad de captar fondos del público les exonera de la constitución de Fondos de Garantía de Depósitos.

En cuanto a las Entidades de Dinero Electrónico, hay que destacar que se dedican a la emisión de dinero electrónico (entendiendo por "dinero electrónico" el valor monetario representado por un crédito exigible a su emisor, que es almacenado en un soporte electrónico, y emitido al recibir fondos de un importe cuyo valor no será inferior al valor monetario emitido), admitido como medio de pago por empresas distintas a la entidad emisora. De forma muy simplificada, estas entidades lo que hacen es transformar dinero corriente en dinero electrónico o virtual. Este dinero virtual puede ser utilizado para realizar transacciones en establecimientos online autorizados (ej.: compras a través de eBay, que funciona a través de la Entidad de Dinero Electrónico "Paypal").

Esta forma de pago electrónico se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Seguridad en las transacciones (se eleva en la medida en que no se suministra dato alguno, por ejemplo, sobre la tarjeta de crédito de la persona que quiere realizar una compra a través de Internet),
  • Comodidad (se puede gestionar el dinero electrónico del que uno es titular y canjearlo por dinero en efectivo cuando se decida no hacer más uso del mismo).
  • Facilidad de uso (ni siquiera requiere que el titular tenga una cuenta corriente o una tarjeta a su nombre).

Sin perjuicio de lo expuesto, hay que matizar,  que la emisión de dinero electrónico no es exclusiva de las Entidades de Dinero Electrónico, sino que dicha actividad puede ser desarrollada también por otras instituciones como las entidades de crédito o, en determinadas circunstancias, el Banco de España y las Administraciones Públicas. Además, las Entidades de Dinero Electrónico pueden realizar actividades complementarias a la emisión del referido valor monetario, tales como la prestación de determinados servicios de pago y la concesión de ciertos créditos relacionados con los mismos, si bien queda expresamente prohibida la posibilidad de captar depósitos u otros fondos reembolsables del público.

Las Entidades de Pago (EP) prestan y ejecutan determinados servicios de pago, tales como: transferencias, adeudos domiciliados, ejecución de operaciones de pago a través de tarjeta, etc. No obstante, a las EP les está vedada la posibilidad de captar depósitos u otros fondos reembolsables al público, así como emitir dinero electrónico.

Por otro lado, los Fondos del Mercado Monetario son fondos de inversión que invierten en valores de renta fija admitidos a negociación en mercados secundarios oficiales y otros activos que gozan de elevada liquidez, cuyo plazo de amortización sea igual o inferior a dieciocho meses. Sin embargo, a este tipo de fondos no les está permitida la adquisición de acciones u otros títulos que otorguen derecho a participar en el capital de las empresas.

También, existen otros tipos de intermediarios financieros, como son:

  • Instituciones de inversión colectiva (IIC) en valores mobiliarios: sociedades y fondos de inversión que tienen por objeto la captación de fondos con la finalidad de invertirlos en valores mobiliarios y otros activos financieros, y en las que el rendimiento de los inversores depende de los resultados colectivos.
  • Sociedades de valores: intermediarios autorizados legalmente para operar en los mercados de valores por cuenta ajena y por cuenta propia.
  • Fondos de titulización de activos: patrimonios separados, sin personalidad jurídica propia, cuyo activo está integrado por activos financieros (por ejemplo, préstamos de entidades bancarias) u otros derechos.
  • Sociedades y fondos de capital riesgo: intermediarios financieros que canalizan capitales hacia pequeñas y medianas empresas, al tomar participaciones en el capital social de las mismas, generalmente de forma minoritaria y temporal.
  • Instituciones de inversión colectiva en valores inmobiliarios: sociedades y fondos de inversión que tienen por objeto la captación de fondos con la finalidad de invertirlos en inmuebles para su arrendamiento.
  • Sociedades de garantía recíproca y reafianzamiento: sociedades especializadas en el otorgamiento de garantías a sus socios, orientadas a la obtención de mejoras en las condiciones financieras en las operaciones de crédito de éstos.

Los auxiliares financieros son entidades cuya labor va orientada a facilitar o complementar la operativa de los intermediarios financieros. Dentro de los mismos ocupan un lugar destacado las sociedades de tasación homologadas y las agencias de "rating".

  • Sociedades de tasación homologadas: se trata de entidades encargadas de certificar el valor de los bienes inmuebles para las entidades financieras que conceden créditos hipotecarios.
  • Agencias de "rating": son entidades independientes que tienen por objeto la calificación de las emisiones de determinados activos financieros respecto a la capacidad de sus emisores para afrontar el pago de sus rendimientos periódicos y la amortización de su capital.

Por último, merecen especial atención las compañías de seguros, que cubren los riesgos a los que se ven expuestos los bienes o las personas. A cambio del pago de una cantidad (que se denomina prima), la compañía de seguros pagará la cantidad acordada (indemnización) en el caso de que ocurra un determinado evento (siniestro) cuyo riesgo de que ocurra es objeto de cobertura por el seguro.