El sector agrícola abarca todas las actividades que se desarrollan en la explotación de los recursos naturales. Ha ido evolucionando a lo largo de la historia desde sus orígenes en el año 7.000 a.c. cuando, según pruebas arqueológicas, ya se cultivaba trigo y cebada en Egipto y se originó la evolución humana de la recolección y caza a la agricultura y ganadería. Con grandes hitos históricos como la introducción del arado, la prensa de aceite y alguna técnica de regadío y abono en la antigua Roma.

En la Edad Media, el campo fue el principal protagonista con un gran crecimiento tanto de las variedades como de la cantidad de cosechas con mejoras en los sistemas de regadío, la introducción de la diversificación de cultivos, el cambio del buey por el caballo- gracias a la invención de la herradura, lo que permitió tirar de mayores cargas y una gran eficiencia en el transporte-, etc. El hecho del descubrimiento de América supuso un gran revulsivo mundial propiciando intercambio de cultivos y con ello una enorme diversificación de la agricultura en todos los continentes. Y por  último en la Edad Contemporánea  los estudios científicos, la mecanización, los productos químicos, etc. transforman la agricultura en una actividad más industrial aunque muy dependiente de la climatología y las plagas.

Tanto la agricultura como la ganadería, gracias al dominio de las técnicas de uso del suelo para la obtención controlada de vegetales y al manejo de los animales,  encontró la solución para el sustento de los seres humanos y provocó un gran progreso social,  económico  y  el desarrollo del comercio.

Por ello, la agricultura es considerada como una de las actividades económicas, sociales y ambientales más primordiales para el ser humano. Y no sólo nos provee de alimentos, o de materias primas para la agroindustria, sino que además tienen consecuencias ambientales, en la conservación del suelo, la preservación de la biodiversidad procurando una gestión sostenible de los recursos naturales y las políticas agrícolas imprescindibles para el desarrollo de los países en general.