1. ¿Con qué frecuencia resulta más ventajoso obtener/pagar los intereses de un depósito/préstamo: mensual, trimestral, semestral o anual? ¿Por qué?

En un depósito, la mejor opción es la percepción de intereses mensual, puesto que cuanto menor sea el periodo de pago de intereses, mayor será la TAE.

Esto es así porque la reinversión de intereses se produce a un ritmo mayor en el caso de percepción de intereses mensual que en los demás casos. Este hecho produce que los intereses se incorporen antes al capital para generar nuevos intereses, haciendo por tanto que la TAE sea superior.

Por el contrario, en el caso de un préstamo, lo más conveniente para el prestatario es el menor fraccionamiento del pago posible dentro de un año, lo que supone que el pago por anualidades es la mejor opción. Cuanto menos se fraccione el pago, menor coste por intereses soportará el prestatario.

2. Supongamos una empresa dedicada al comercio internacional. Esta empresa desea cubrirse del riesgo de cambio, y dado que realiza tanto exportaciones como importaciones, ¿cómo puede cubrir el riesgo de cambio al que se ve sometida?

Dado que esta empresa desea cubrir el riesgo de cambio, uno de los productos que mejor se adapta a sus necesidades es un futuro financiero. Un futuro no es más que un pacto de compra (venta) de un activo a un precio acordado en un momento futuro, de tal manera que, con independencia del precio de mercado, el tenedor del futuro deberá comprar (vender) el activo al precio que se acordó en el contrato de futuros.

Por tanto, si la empresa recibe pagos en moneda extranjera, lo que puede hacer para cubrir el riesgo es vender futuros sobre dicha moneda, y viceversa, si la empresa realiza pagos en moneda extranjera, lo que debe hacer es comprar futuros sobre dicha moneda. La explicación de esto reside en el hecho de que, al vender futuros, la empresa se beneficia en caso de depreciación de la moneda; en la compra de futuros, se beneficia en caso de apreciación de la moneda.

Por último, es preciso señalar que la contratación de un futuro puede resultar perjudicial, en el caso de que la evolución de la divisa en que la empresa recibe y emite pagos sea desfavorable.

3. Una empresa recibe pagos mediantes cheques. Esta empresa tiene acordado con sus deudores proceder a su cobro a los 60 días de emisión. Sin embargo, le aconsejan que es conveniente cobrarlo dentro los 15 días siguientes a la emisión, ¿qué ventajas tiene esto?

Según la Ley Cambiaria y del Cheque, el plazo para proceder al cobro de un cheque emitido en España es de 15 días; por tanto, el beneficiario sólo podrá proceder al cobro del mismo siempre y cuando el librador no haya revocado la orden de pago, y en cualquier caso a condición de que existan fondos.

Teniendo en cuenta esto, la principal ventaja de proceder al cobro de un cheque dentro del plazo legal establecido es que, en caso de resultar impagado, el beneficiario conserva el derecho a reclamar por falta de pago, mientras que en caso de resultar impagado fuera de este plazo, el beneficiario no podría reclamar la falta de pago, ya que no ha procedido al cobro del cheque en el plazo legalmente establecido.

4. Una empresa dispone de tesorería y se dispone a rentabilizarla. ¿Cuáles son los productos más adecuados para ello? ¿Por qué?

Los productos financieros más adecuados para este propósito son aquellos que conlle­ven un bajo riesgo y tengan una gran liquidez, como los depósitos a la vista o la adquisición temporal de activos. Esto es así porque la empresa puede necesitar fondos en cualquier momento, por lo que los productos a contratar deben ser muy líquidos. Asimismo, es muy importante que estos productos sean de bajo riesgo, ya que la empresa no puede permitirse una pérdida significativa en su tesorería.